Los sentimientos encontrados de un nuevo septiembre en pandemia



·En Chile, cada septiembre llega con la primavera y las celebraciones dieciocheras. Pero este 2021, tras un año y medio de pandemia, el mes de la patria aparece cargado de sensaciones encontradas. Nos dan ganas de disfrutar y celebrar considerando el avance de la vacunación y el relajo de las restricciones, pero ¿es momento de hacer vista gorda? ¿nos cuidamos después del 18 entonces?

El anhelo de que todo sea “como antes” tiene una explicación. Estamos atravesados por la fatiga pandémica, situación que puede hacernos sentir desmotivados, con una sensación de incertidumbre constante que podría generar síntomas de ansiedad, depresión, o estados de ansiedad, tristeza, desánimo, apatía y deseperanza frente el futuro.

Frente a esto, es importante aprender a aceptar el presente, vivir el día a día y no pensar demasiado en el futuro. También es clave poder hablar de nuestras emociones, sin miedo. Para eso es fundamental mantener el contacto con nuestros seres queridos y, en caso de ser necesario, buscar ayuda profesional.


¿Como retomamos nuestras rutinas en esta nueva forma de vivir? ¿Podemos asegurar que la pandemia va en retirada? o ¿Eso es lo que queremos creer? Aún tememos contagiarnos y contagiar a nuestros cercanos, y sentimos que necesitamos apoyo para retomar nuestra vida y la de nuestro núcleo familiar. En estos momentos en que necesitamos certezas y no las encontramos, debemos buscar dentro de nosotros mismos en lo que sí tenemos y aferrarnos a ello.


En el ámbito social, será muy importante sintonizar con las necesidades de hijos e hijas, de los nuestros y de los de otras personas, si queremos considerar la crianza respetuosa como una responsabilidad social, basada en el respeto al desarrollo y los derechos humanos.


En lo laboral, se han ido derribando tantos paradigmas, como la presencia física para lograr la productividad. Sin embargo, no todos ni todas lo entienden así, por lo que hay personas que puedan sentirse presionadas frente a la exigencia de retornar físicamente. Esto también puede exponernos a estados emocionales de angustia y ansiedad que es necesario abordar a nivel personal, familiar y laboral.


Así, en tiempos de pandemia y cambios, pareciera ser que debemos estar más conectados con nosotros mismos, nuestros cercanos y nuestras comunidades.


Columna de Marcela Crisóstomo. Psicóloga de Humana Clínica.



15 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo